viernes, 23 de mayo de 2014

Drácula Anotado (Bram Stoker y Leslie S. Klinger)

El Conde sigue dando que hablar 100 años más tarde


Hace ya tiempo que tuvimos como invitado de honor al Drácula de Bram Stoker original y su valoración no pudo ser más positiva. Drácula es un libro que, si bien puede a día de hoy estar un poco chapado a la antigua, contiene todos los elementos que hacen que un libro sea excelente; es una de esas joyas que hay que tener cerca para releerlas de vez en cuando y volver a disfrutar con las aventuras de Jonathan Harker y sus compañeros de batalla.

La fama de la obra de Stoker ha sido tal que durante el pasado siglo XX miles de personas, algunas de ilustre renombre, han ocupado su ocio en tratar de conocer más acerca de la obra. A lo largo y ancho de nuestro planeta se fueron formando asociaciones de "amigos" de Drácula que se reunían esporádicamente para debatir e investigar sobre las hazañas narradas en la obra. Esta fidelidad hacia el personaje ha llegado tan alto que actualmente es, junto con Sherlock Holmes, el personaje literario de cuya vida más revisiones y más compilaciones se han visto publicadas.
Sin entrar en otros nombres propios dedicados al estudio del vampiro más famoso de todos los tiempos y de los que mama directamente el libro, pasamos a hablar ya de la obra que hoy nos ocupa: Drácula Anotado.
Leslie S. Klinger es un experto en lo que se refiere a las dos creaciones por excelencia de la época Victoriana. La primera no es otro que el detective de Baker Street, la segunda el no muerto que ha entrado en las casas de tantos lectores para atraerlos hasta su castillo en Transilvania. De su puño y letra podemos encontrar una serie de compendios sobre ambos personajes que, como ya se ha mencionado, no son sino recopilaciones bien estructuradas y organizadas de otros escritos realizados anteriormente por autores que persiguen su mismo hobby. La mejor forma de comprenderlo es pensar en una especie de cronista que ha ido recopilando toda la información posible acerca de este tema y después de cotejar los datos los ha ido ordenando para dotarlos de sentido.

Esto significa que dentro del Drácula Anotado podremos encontrar diferentes ideas, teorías e hipótesis, algunas confrontadas entre sí, de diferente autoría; igualmente también contamos con las aportaciones del propio autor que no duda en dar su punto de vista y argumentarlo como corresponde. Pero ¿Qué se puede decir de Drácula?

Drácula Anotado es, al mismo tiempo, una guía de viaje de finales del Siglo XIX (el momento en el que transcurre la novela), un libro de historia y filosofía de la época y un juicio excepcionalmente bien organizado de la narración de Stoker. Es tratar de conocer la realidad sobre la que se mueve el argumento en tanto que ficción y conocer la realidad que acompañó a la obra desde el primer boceto hasta que llegó a nuestras manos tras una serie de correcciones.
Para los que no conozcan la historia que rodea a Drácula su primera edición fue publicada en 1897, sin embargo en sucesivas ediciones se consideró que la novela tenía demasiada "paja" y que, para que tuviera éxito de cara al público, debía ser convenientemente ajustada. De esta manera autor y editor se pusieron manos a la obra para ir cortando retales y uniendo las partes inconexas hasta llegar a esbozar el texto que posiblemente cualquiera de los lectores de Drácula haya tenido en sus manos. Por otra parte se conoce con rigor la presencia de algunos capítulos (algunos de ellos desaparecidos) que iban a ser incluidos en la edición inicial del libro pero que por causas desconocidas no fueron añadidos y de los que se conocen las razones por las que fueron omitidos.
Aquí lo que se incluye es esta primera edición de forma íntegra, la misma que los victorianos que vieron nacer al siglo XX pudieron disfrutar. Pero además Leslie S. Klinger se ha dedicado a ir mencionando palabra por palabra aquellas modificaciones que se han ido incluyendo con el paso del tiempo, señalando las omisiones y las inclusiones por igual. Por si fuera poco todo aquello que se conoce fielmente de los capítulos no incluidos ha sido también añadido para que el lector pueda conocer con más profundidad la historia del Conde y su viaje de ida y vuelta a Inglaterra.

A parte de estas anotaciones se incluyen también, de forma enciclopédica, diferentes explicaciones y aportaciones a los sucesos que en la historia van sucediendo. El autor de la revisión nos habla de la forma de pensar de la época, nos pone en situación sobre aquellos nombres propios de lugares, personajes o eventos que se mencionan e incluso añade mapas de la época así como grabados y fotografías actuales o antiguas que nos ayudan a adentrarnos aun más en los paisajes europeos de finales del XIX. Es una obra muy completa que en ocasiones peca de soberbia llegando a irritar con la cantidad de datos que aporta, a veces innecesarios para un lector que no persiga nada más allá del entretenimiento.

Datos, datos y más datos. Para aburrir.
Sin embargo el mayor valor que le podemos dar a esta recopilación va mucho más allá de la mera recopilación de información sobre la época, por exhaustiva que sea. Siguiendo la estela de Clive Leatherdale (autor del que probablemente sea el mejor estudio sobre Drácula, lamentablemente en inglés) y otros autores, Leslie S. Klinger nos plantea una duda que da un sentido especial y enriquecedor a la lectura: ¿Y si hubiera sido todo real?

Así es, por medio de los diferentes datos que va señalando Bram Stoker a lo largo de la narración, todos estos amigos de la obra de los que hemos hablado al principio han buscado dotar de un paralelismo real a la novela. Se parte de la premisa de que Jonathan Harker (o alguien que en la trama se hace llamar así) existió realmente y que por tanto el vampiro salió de su tumba para tratar de expandir su vasto imperio por las islas británicas. Se defiende que todo lo narrado en los diferentes diarios, cartas o periódicos que componen la obra no solo existió sino que además fue escrito por puño y letra de sus respectivos protagonistas, siendo Bram Stoker un simple recopilador de todas ellas.
Por medio de los diferentes fenómenos meteorológicos que se describen (fases lunares, mareas...), los horarios que se pueden cotejar (trenes, barcos, etc) o los modelos de pensamiento de los protagonistas así como los inventos y características puntuales de la época en la que se temporaliza la novela, se intenta dotar de significado a la ficción para acercarla a la realidad. Para muestra, en la imagen superior se puede apreciar una tabla de mareas marítimas en la que persigue acotar la fecha exacta en la que la situación a la que esas mareas hacen referencia dentro de la novela ocurrió realmente.
De esta manera la lectura toma otro sentido mucho más absorbente para el lector. Klinger interactúa con la persona que se encuentra al otro lado de las páginas haciendo de moderador del debate. Por un lado plasma la información recopilada (con las diferentes posturas de otros compañeros) mientras que por el otro nos ofrece su postura personal a raiz de las conclusiones extraidas. Nada se ofrece como dogma y todo queda en entredicho, la novela de Stoker tampoco nos permitirá poder establecer conclusiones cerradas de todas maneras.

Y, a parte de todo ello, también encontramos mucho más. A modo de anexo se nos añade un "Capítulo 0" de la novela que nos narra las aventuras de una persona que realiza una primera incursión a las tierras del Conde Drácula, pero además en una serie de artículos de investigación (que a nivel personal creemos que podrían haberse trabajado un poco mejor) se nos hablará del pasado y el presente de los vampiros en las artes escénicas y la literatura, se relatará de la forma más amena posible la vida del escritor y se realizará una visita guiada por el contexto bajo el cuál Drácula fue orquestado, ya fuera en la mente de un escritor brillante como Bram Stoker o gracias a la autoría de aquellos desafortunados que hace ya más de 120 años vieron al no muerto levantarse de su tumba. Decidir en qué postura se queda cada cual ya es problema del lector.

Valoración

Dar una valoración a Drácula Anotado se antoja muy sencillo. En primer lugar, y como es lógico, es imprescindible haber leído la obra y sentir predilección por ella. Desde el primer momento no se duda en abusar de spoilers que pueden arruinar una lectura nóvel, pero el mayor problema es que la ingente cantidad de anotaciones (especialmente durante los primeros capítulos) podrían hacer que un reciente descubridor de Drácula perdiera por completo el interés en la novela.

Si el libro original te ha causado indiferencia o te ha parecido pesado esta recopilación no tiene absolutamente nada que ofrecerte, es posible que pueda resultar interesante el contexto bajo el que se escribió la historia e incluso si eres amante de las historias de vampiro modernas podrías encontrar en sus anexos algún guiño a tus personajes preferidos así como recomendaciones y nuevas lecturas. Pero el grueso de la novela no representará más que darle muchas vueltas a un libro que no ha llegado a calarte hondo y el precio de la obra (rondando los 50€) seguramente no justifique su compra.

Por otra parte y como es evidente, si eres apasionado de la historia de Drácula, nada más podemos añadir a lo que ya está dicho. ¿A qué estás esperando?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe sin miedo, todos los puntos de vista son aceptados siempre que vengan desde el respeto ¡Muchas gracias por participar y aportar tu granito de arena a la Leeteca!